Una apuesta por los productos de cercanía en la producción de cerveza artesana

Una apuesta por los productos de cercanía en la producción de cerveza artesana

La cerveza artesana se ha convertido en un referente en la hostelería moderna y ha generado una cantidad interesante de nuevas empresas en el mundo rural. Uno de esos ejemplos es el de cerveza La Balluca, que desde Guadalajara comparte sus productos por toda España. Su responsable, Judith Iturbe, explica la importancia de este tipo de negocios enraizados en el entorno rural; una experiencia que compartirá con otras tantas emprendedoras de la región en la jornada que FADEMUR Castilla-La Mancha ha organizado los días 6 y 7 de octubre en el Hotel Beatriz de Toledo.

Guadalajara, 30 de septiembre de 2021. Uno de los negocios agroalimentarios que más atención suelen suscitar es de las cervezas artesanas; quizás por algo tan sencillo como que lo relacionamos con el ocio y la celebración. De ahí que proyectos como La Balluca, que Judith tiene en Guadalajara, sean uno de esos proyectos de celebración.

Ella insiste en decir que quizás sea una de las cerveceras más pequeñas del mundo, y se define a sí misma como alguien que ha conocido muy diferentes paisajes y paisanajes, con recuerdos y vivencias que enriquecen. Como enriquecedor será compartir la experiencia con otras tantas emprendedoras y empresarias de Castilla-La Mancha el día 6 de octubre en la jornada que FADEMUR CLM celebra en Toledo, así como la jornada del día 7 donde cuatrocientas emprendedoras de toda España harán esto mismo: compartir experiencias, generar un espacio de debate en el contexto de la celebración del día internacional de las mujeres rurales.

Serán cientos de experiencias, algunas compartidas, muchos puntos en común; se generarán sinergias y se hará crecer la red; porque como Judith, son muchas las mujeres que decidieron hacer algo parecido: “nos vinimos a vivir al pueblo, el pueblo de nuestro padres y abuelos”; aunque esta aventura comenzó mucho antes: hace ya 20 años que viven en Milmarcos, en la comarca de Molina de Aragón.

Desde Milmarcos dan vida, con un proceso 100 % artesanal, a un producto artesano de gran valor, Judith explica que en el proceso no intervienen máquinas en ninguna fase. Todo es manual con una clara apuesta por el mundo rural y por los productos de cercanía. Una marca que llevan a gala pues el lúpulo al que recurren procede de Aragón, cultivado a pocos kilómetros de la comarca. Muy comprometida con el entorno y con el comercio de proximidad, cuyo consumo es más justo para todos, desde el productor hasta el consumidor final.

Un día para compartir experiencias vitales, una jornada para reivindicar el comercio de cercanía, de proximidad y la generación de sinergias y redes entre las propias emprendedoras. Así como, por supuesto, conseguir una visibilidad y complicidad con los consumidores.