La tradición y el compromiso con la tierra en la elaboración del vino

los_vinos_de_artesanos_altomira

La tradición y el compromiso con la tierra en la elaboración del vino

Hablar de vino en Castilla-La Mancha es hablar de tradición, de cultura y de raíces con el medioambiente. Además, hay mujeres rurales que han apostado por un modelo de negocio que reúne la elaboración y producción del vino con la cultura y la enología. Vinos Artesanos Altomira es una empresa de Mazarulleque en El Valle de Altomira liderada por Maribel Fernández, quien compartirá con otras tantas emprendedoras de la región su experiencia los días 6 y 7 de octubre en Toledo, en la jornada organizada por FADEMUR Castilla-La Mancha con motivo de la celebración del día internacional de las mujeres rurales.

Desde El Valle del Altomira, Maribel es consciente de que son muchas las batallas que una mujer emprendedora debe afrontar; de ahí que su proyecto Vinos Artesanos Altomira se hay convertido en una joya en la comarca y para muchas y muchos emprendedores. Maribel Fernández, gerente y alma máter del proyecto, participará los próximos 6 y 7 de octubre en las jornadas de Mujeres Rurales que la Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales, FADEMUR, Castilla-La Mancha ha organizado en Toledo.

Durante el desarrollo de estas jornadas, la propia Maribel explicará como en el año 2005 dio el salto para desarrollar sus vinos artesanos en Mazarulleque de la localidad conquense de El Valle de Altomira. “Nosotros siempre decimos que estamos enamorados de lo que hacemos. De nuestra tierra y lo que nos ofrece:  olores, colores, sabores”, de ahí que uno de sus mayores esfuerzos sea reivindicar la lucha contra el despoblamiento, con proyectos como el suyo, “si queremos mantener nuestros pueblos vivos, debemos luchar”; y proyectos como Vinos Artesanos Altomira son un buen ejemplo.

Con motivo de la celebración del día internacional de las Mujeres Rurales que se celebra el día 15 de octubre, la Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales ha organizado dos jornadas en Toledo, una regional y otra estatal donde se reunirán hasta 400 mujeres de todo el territorio nacional para compartir experiencias, generar red y seguir mostrando las tremendas posibilidades que surgen de proyectos como el de Maribel.

Según explica la propia Maribel, el proyecto surgió de la inquietud de poner en marcha una microbodega artesanal y ecológica con vinos únicos, de calidad orientados y enfocados al entorno del que surgen, Mazarulleque en El Valle de Altomira; de ahí que el proyecto incluya catas comentadas en la bodega aprovechando el boom del enoturismo, “las hacemos en la cueva-bodega. A los visitantes que vienen les encanta, tenemos muy buenas vibraciones. Además, hacemos visitas guiadas explicando el proceso de elaboración; explicando el origen, historia. Una ruta de lo más interesante”, indica la propia Maribel.

Reuniones y jornadas como la de FADEMUR sirven para que emprendedoras del resto de regiones, como Maribel, puedan compartir experiencias y puntos de vista, “para nosotras es importante contribuir a dinamizar Altomira, la Alcarria conquense. Queremos generar conciencia a nivel general de la importancia de la identidad rural”, ideas claras que se sustentan en su propio proyecto, en su propio trabajo. Una de sus preocupaciones es el despoblamiento, pese a sus atractivos naturales, patrimoniales y arqueológicos sin olvidar los productos naturales y de calidad.

Maribel Fernández es un ejemplo de pelear por conseguir tanto la recuperación de espacios urbanos y paisajísticos como la propia producción vitícola, un sueño de recuperación de antiguos viñedos y variedades de uva como la malvar o la torrontés, la garnacha alcarreña; entre otras variedades autóctonas como el tempranillo y las mejorantes moscatel grano menudo, shirah y cabernet sauvignon.